Neflix, el Rey de la publicidad

¿Está todo permitido en las campañas publicitarias? ¿Dónde está línea que separa lo atractivo, de lo polémico o lo descaradamente irrespetuoso? Netflix es un buen ejemplo de cómo hacer una publicidad impactante y que genera todo tipo de opiniones.

Este mes de octubre se cumplen dos años desde que la plataforma de contenidos en streaming, Netflix, llegó a nuestro país revolucionando completamente la manera que teníamos de ver la televisión e instaurando el concepto de VOD (video on demand, o vídeo bajo demanda en español) en todos los hogares. Las claves de su éxito son claras: buenas producciones entre las que se encuentran tanto series como películas y hasta documentales, la posibilidad de tener todos los capítulos disponibles sin sujeción a horarios y unos precios competitivos, a pesar de que la compañía anunció esta semana una subida de las tarifas. Pero, ¿son estas razones las únicas que explican la buena acogida que ha tenido Netflix en España?

La compañía fundada por Red Hastings ha sabido llevar al límite la famosa frase pronunciada por Salvador Dalí: “Que hablen bien o mal de mi, lo importante es que hablen”, y esto lo han conseguido creando campañas de publicidad en las calles y en las redes, que no han dejado indiferente a nadie.

Todo comenzaba el año pasado en Navidad, cuando la fama por el buque insignia de la compañía, “Narcos”, se encontraba en su mayor esplendor. Netflix sorprendía a todos con una espectacular pancarta en la madrileña Puerta del Sol en la que el personaje Pablo Escobar felicitaba las fiestas de una manera muy original con un provocativo: “Oh, blanca Navidad”, donde se puede apreciar una clara alusión a la cocaína.

Como era de esperar, las reacciones en las redes sociales no tardaron en llegar dividiendo a todo el que pasaba por allí entre los que solamente veían ahí una atrevida campaña publicitaria y los que veían una incitación al consumo de drogas. Incluso la embajada de Colombia se pronunció al respecto pidiendo la retirada del cartel.

Previamente, los madrileños y turistas que paseaban por Malasaña se sorprendieron al ver la cara de Pablo Escobar por las fachadas en carteles de “Se busca”. Esta iniciativa, que no fue tan polémica, corresponde  la promoción de la segunda temporada de la serie.

Tampoco causó grandes discrepancias que el diario El Mundo publicase una esquela publicitaria sobre el narcotraficante más peligroso de la historia que rezaba así: “Sus admiradores y detractores ruegan una maratón de Narcos en su memoria. Todos los episodios, ya disponibles en Netlix”.

A finales de este verano, y otra vez en la Puerta del Sol aparecía un cartel publicitario que no dejaba indiferente a nadie: una conversación de Whatsapp con un mensaje que todos hemos visto en los medios de comunicación miles de veces, pero un poco renovado: “Sé fuerte, vuelve Narcos”, refiriéndose claramente a los mensajes que se cruzó Mariano Rajoy con el ex tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas.

Pero el filón de juegos de palabras y giros del lenguaje que ha encontrado Netlix con esta ficción es inagotable. Hace tan sólo un par de semanas el metro de Gran Vía aparecía forrado con fotos promocionales de la serie. Pero lo mejor está al llegar al andén y por debajo de la línea que advierte no acercarse demasiado a la vía aparece el siguiente mensaje: “No te pases de la raya”.

Campañas cómicas

Sin embargo, no todo va a ser polémico y Netflix sabe dar a sus seguidores exactamente lo que quieren. A finales de abril llegó la primera producción española, “Las chicas del cable”, un drama inspirado en los años 20 protagonizado por Blanca Suárez y Yon González que narra el nacimiento de la primera compañía telefónica en España.

La campaña publicitaria fue igualmente, muy grande incluyendo el cartel de la Puerta del Sol, pero el que se hizo más viral fue un vídeo que se lanzó la noche de Eurovisión en el que eran las protagonistas de la ficción acompañadas de representantes de nuestro país en el festival, como Ruth Lorenzo, Rosa López o la mismísima Massiel eran las encargadas de contestar las llamadas del televoto.

En “Las chicas del cable” son las protagonistas femeninas las que demuestran tener un carácter muy fuerte, rompiendo muchas trabas sociales de la época. Netflix supo unir magníficamente esta el carácter de las telefonistas con el del la asistente virtual de Apple. Si como leéis, con la mismísima Siri.

Otras ficciones que han servido a la plataforma como gancho para realizar vídeos promocionales que sorprendan a todos han sido “Glow”, una ficción sobre la lucha libre femenina, que logró enfrentar en el ring a Marta Sánchez y a Vicky Larraz o la producción británica, “The Crown” que versa sobre la vida y reinado de Isabel II de Inglaterra en un divertido espacio llamado “Cosas de reinas” y presentado por el cronista de la Casa Real, Jaime Peñafiel.

Netflix nunca dejará de sorprendernos escogiendo a personajes característicos de la televisión española e incluyéndolos en sus vídeos promocionales de la manera, a veces, más surrealista posible. Con motivo- por fin- del inminente estreno de la segunda temporada de “Stranger Things” para el viernes 27 de octubre, la plataforma de contenidos en streaming ha escogido nada más y nada menos que a Leticia Sabater para ser la nueva víctima del Demogorgon. Y sí canta la “Salchipapa” y el “Toma Pepinazo”, pero lo mejor es ver el vídeo, que habla por sí solo.

Pero esta no ha sido la única campaña que ha llamado la atención respecto a la serie. “Stranger Things” está inspirada en los años 80, década en la que la única manera de saber qué ponían en la televisión era consultando el teletexto y, aunque creas lo contrario este servicio no está muerto. En Telecinco o en Cuatro, métete en el teletexto y pulsa la página 643, página que revelará pistas sobre los próximos capítulos.

Polémica en España

Por si parecía que con la polémica suscitada con “Narcos” no era suficiente, Neflix levantó alguna que otra ampolla con un tema muy sensible en España. Este jueves se estrena “Fe de etarras”, una película producida por Netflix y Mediapro que narra en forma de comedia los últimos meses de un comando etarra. En esta ocasión, la ciudad elegida para lanzar su campaña no fue Madrid, sino San Sebastián, donde Netflix desplegó una lona de seis pisos de altura en un céntrico edificio de la ciudad con el siguiente mensaje: “Yo soooy españooool, españoool, españoooool”. En este caso, las tres palabras “español” aparecen tachadas en color rojo, aunque son perfectamente legibles.

Sea ético o no, Netflix consigue que hablen de él y de sus campañas, que la gente recuerde quiénes son y qué promocionan y que aunque sólo sea por curiosidad, el espectador consuma esa ficción.

En el caso de “Fe de etarras” lo que pretendían era promocionar la película de Cara al Festival de San Sebastián y con esta controversia lo lograron y ahora, todos sabemos que Netflix se ha atrevido a hacer una comedia sobre el fin de ETA, lo que en sí mismo es ya todo un atrevimiento.

Y a ti, ¿qué te parecen estas campañas tan agresivas? ¿Estás de acuerdo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close